Wowpedia
Advertisement
  • Alra'ed
  • Nivel de objeto 750Disenchants into:
    Not disenchantable
  • Se liga al recogerlo
  • Único
  • Arma de puño
  • Mano izquierda
  • Velocidad 2.60
  • 1297 – 2410 Daño
  • (712.9 daño por segundo)
  • +219 Agilidad
  • +328 Aguante
  • Aumenta tu índice de golpe crítico +148 p.
  • Aumenta tu índice de maestría +142 p.
  • "Se hizo un gran destello de luz acompañado de una fuerte ráfaga de viento. Cuando todo pasó, Irmaat sintió que sus armas, Al'burq y Alra'ed, temblaban con poder elemental."
  • Al'burq
  • Nivel de objeto 750Disenchants into:
    Not disenchantable
  • Se liga al recogerlo
  • Único
  • Arma de puño
  • Mano derecha
  • Velocidad 2.60
  • 1297 – 2410 Daño
  • (712.9 daño por segundo)
  • +219 Agilidad
  • +328 Aguante
  • Aumenta tu índice de golpe crítico +148 p.
  • Aumenta tu índice de maestría +142 p.
  • Ranura de reliquia artefacto de Hierro Ranura de reliquia artefacto de Hierro
  • Ranura de reliquia artefacto de Storm Ranura de reliquia artefacto de Storm
    Ranura de reliquia artefacto de Storm Ranura de reliquia artefacto de Storm
  • Equipar: Otorga la facultad Golpe del señor del viento, un fiero ataque doble que además entorpece a tu enemigo.
  • "Cuando Irmaat levantó sus dos armas y comprobó el poder que albergaban, se desató una furia incontrolable."

Puños de los Cielos.jpg

Los Puños de los Cielos compuestos por  [Al'burq] y  [Alra'ed] son un artefacto exclusivo del monje de especialización Viajero del viento en World of Warcraft: Legion.

Los Puños de los Cielos en manos de un maestro de las artes marciales como los Viajero del viento resultan letales ante cualquier enemigo. Infundidas con poderes elementales puros, estas armas hacen a su dueño prácticamente invencible.[1]

Trasfondo[]

Hace miles de años, el famoso herrero Tol'vir Irmaat creó un par de magníficas hojas de mano. Como no estaba satisfecho con el resultado de su trabajo, Irmaat trató de capturar la esencia de Al'Akir, el Señor del viento, para imbuir con ella sus hojas. A Al'Akir no le gustó la idea. Para vengarse del herrero, Al'Akir infundió las hojas de mano de una tremenda cantidad de pura furia elemental. Cuando Irmaat trató de liberar su poder, se generó un gran vórtice que absorbió su ciudad y lanzó las armas por los aires.[1]

Galería[]

Referencias[]

Últimos cambios[]

Advertisement